Archivo de la categoría: Historia de la contaminación

la contaminación nos esta afectando a diario a todos notros , quizás no directamente pero si a lo largo de la historia tanto en chile como a nivel mundial. Pero solo depende de nosotros cambiar esta situación.

Comienzo de la Contaminación

En el ámbito de la evolución del problema, es posible estimar que la contaminación atmosférica en Santiago estuvo presente desde el tiempo de la Colonia, insertándose en el ámbito de la sanidad e higiene pública.

Así lo manifiestan crónicas que hablan de la suciedad del aire de la capital, muchas veces asociada al humo de las chimeneas, fogatas, quemazones, incendios, basurales y polvo en suspensión. Sin embargo, estos eran episodios aislados y de una magnitud diferente a la que se impone con la modernidad.

En efecto, recién durante la primera mitad del siglo XX, diversos especialistas se preocuparon directamente de la temática e investigaron sobre los problemas vinculados a la contaminación atmosférica. Así, por ejemplo, se constató que el crecimiento poblacional, con un incremento de más de un 100% entre 1940 y 1960, y la extensión del área urbana de la ciudad, afectaba directamente en el aumento de partículas contaminantes en la capital. No obstante aquello, fue en la segunda mitad del siglo donde se convirtió en un asunto de preocupación permanente, se desarrolló una progresiva conciencia y se diseñaron políticas públicas para enfrentar los problemas de la contaminación atmosférica.

La contaminación en los 90

En la década del noventa la presión mediática y de la opinión pública, llevó a que la protección del ambiente y sus recursos formaran parte de los programas y políticas de gobierno de modo permanente.

Un reflejo concreto de aquello fue la promulgación, en 1994, de la Ley N° 19.300 o Ley de Bases del Medio Ambiente, creándose de ese modo una institucionalidad ambiental inexistente hasta la fecha. Una serie de medidas ligadas a este nuevo cuerpo legal buscaron amortiguar los efectos de la contaminación.

Entre ellas, es posible destacar la declaración de Santiago como Zona Saturada (1996) con lo que estableció que la capital estaba sobrepasada por cuatro contaminantes atmosféricos: ozono (O3), material particulado respirable (PM10), partículas en suspensión (PTS) y monóxido de carbono (CO). Además ese mismo año, se formó la Comisión Especial de Descontaminación de la Región Metropolitana la que elaboró, en 1997, el Plan prevención y descontaminación atmosférica para la Región Metropolitana (PPDA) y en el año 2000, el Plan de Transporte Urbano de Santiago (PTUS).

 

La contaminación en los 70

A principios de la década de los setenta, los efectos de la contaminación sobre Santiago se agudizaron, llegándose incluso a hablar de “urbanicidio”. A pesar de la creación legal de la Comisión Nacional de Descontaminación Ambiental en 1970, una serie de mediciones efectuadas entre 1977 y 1980 determinaron que el smog superaba hasta cuatro veces los límites permisibles.

En este contexto, la década del ochenta resultó clave y decisiva en la materia, ya que, al no mitigarse el problema de manera estructural, se alcanzaron los niveles históricos de contaminación más altos en Santiago.

Esto se debió a que, si bien a través de la Constitución de 1980 se reconoció el derecho de todo ciudadano a gozar de un medioambiente libre de contaminación, por otra parte, se liberalizó el suelo y el transporte urbano, lo que repercutió directamente en los elevados índices de contaminación. Producto de esta agudización del problema, a fines de esta década aumentó considerablemente la presencia del tema en los medios de comunicación y la ciudadanía adquirió una mayor conciencia del asunto. 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.